Equilibrio emocional. Felicidad.

Consejo taoísta

El Tao de la vida cotidiana

Yo amo meditarLa meditación profunda y la reflexión nos ayudan a conocernos mejor. A medida que aprendemos a reconocer y manejar nuestras energías nos hacemos más concientes de nosotros mismos, llevándonos a experimentar lentamente la idea de unidad.

La meditación libera las tensiones acumuladas en el pasado y las preocupaciones sobre el futuro. Si la practicamos gradualmente, conseguiremos disolver lentamente todas las obstrucciones de nuestro flujo energético. Al propio tiempo, extenderemos la conciencia de nuestro ser al Universo y podremos alcanzar una profunda conciencia.

felicidad Yo amo meditarLa felicidad real y la sana sencibilidad sólo pueden ser alcanzadas por el conocimiento de si mismo, a través de un profundo trabajo personal de autotransformación y autoconciencia.

La evolución espiritual sólo se desarrolla mediante el autocontrol y la dignidad. Si combinamos la sinceridad con la dignidad, evitaremos quedar atrapados en las ilusiones mundanas y espirituales. De igual modo, la sinceridad combinada con la dignidad guiará nuestras emociones de forma adecuada.

disciplina Yo amo meditarComo resultado alcanzaremos el estado de auténtica conciencia y aprenderemos a no discipar las energias.

El respeto nos hace receptivos a las frecuencias más elevadas de la energía y puede transportarnos del reino relativo a la existencia de lo absoluto.

Al restablecer la conciencia natural en nuestro corazón, transformamos la vida en una expresión sagrada de nuestra unidad con todos los aspectos del universo.

Si practicamos nuestras cualidades  innatas de autodisciplina y autocontrol, experimentaremos la realidad con unidad y armonía. De ser asi, respetaremos nuestro ser, sin perturbar ni disipar nunca nuestras energías físicas, emocionales, mentales y espirituales, estemos solos o acompañados.

Namasté.

 

 

Equilibrio emocional. Serenidad.

Consejo espiritual

El Tao de la vida cotidiana

Yo amo meditarEs muy útil observar nuestras reacciones emocionales con la mente clara y centrada, ya que refleja el estado de nuestra energía física y mental. Un individuo con una energía equilibrada manifestará unas reacciones apropiadas y armoniosas.

La sana expresión emocional de un ser humano tiene dos elementos esenciales que son indicativos de su natural autodisciplina: las innatas cualidades de autocontrol y dignidad. Ambos atributos van  ligados a la serenidad. La serenidad se manifiesta como una apacible felicidad interior, es duradera y no depende de ninguna circunstancia exterior.

balance Yo amo meditarLa combinación de autocontrol y dignidad se expresa como la facultad de ser concientes de , o sensibles a, las trasgresiones contra uno mismo, contra otros seres humanos  y contra toda la creación.

Debemos cultivar continuamente estas fundamentales e innatas cualidades de nuestra naturaleza para que las influencias artificiales o del entorno no lleguen a alterarnos.

La felicidad se manifiesta como una liberación de la tensión emocional, de hecho significa un consumo de energía. En realidad los arrebatos de felicidad disipan la energía. Y si las experiencias se interpretan de modo negativo nuestra susceptibilidad a dejarnos abrumar por ellas se incrementa. La felicidad ordinaria sólo es una experiencia momentánea y ocacional.

(Continuará en el próximo post)

 

 

Equilibrio emocional. Parte 1

 

Consejo espiritual

emociones Yo amo meditarCuando no somos concientes de las sutiles influencias que afectan nuestros estados de ánimo, es muy fácil dejarse dominar por los estados emocionales.

Cuando esto sucede tendemos a identificarnos con las emociones, cuando en realidad si bien nos emocionamos, no somos sólo emociones. Cuando decimos por ejemplo: “soy feliz” o “estoy triste”; automáticamente nos estamos limitando mentalmente a ese estado y a depender o a rechazar aquello que lo provoca.  Al identificarnos con nuestras emociones somos incapaces de manifestarnos en forma espontántea ante una situación nueva. Por lo tanto, todo lo que vivimos está teñido por una emoción determindad, condicionándonos a un estado, que no necesariamente es real.

Las emociones son como el agua, si la corriente es fuerte, arrastra y desgastan; si la correinte es débil, no llega al cauce y por lo tanto es estéril; pero si es  suaves, el cause se puede direccionar y genera vida. Como en todas las cosas en la naturaleza, los extremos o desequilibrios siempre traen consecuencias.

emociones Yo amo meditarEn el caso de las emociones cuando no somos concientes de nuestro desequilibrio y estamos exaltados decimos : “tengo el derecho a ser o sentir de tal o cual manera”. Algo similar sucede cuando reprimimos o negamos los estados emotivos; ambas situaciones extremas provocan una desarmonía porque, por más o por menos, la auténtica naturaleza interior es perturbada.

En tanto no seamos concientes de que podemos evolucionar más allá de la vida emocional no seremos capaces de manifestarnos de un modo sano, o estaremos luchando continuamente para vencer estos altibajos emocionales.

En ambos casos lo que conseguiremos serán constantes fracasos.

espiritualidad Yo amo meditarLa idea es ser concientes de que nuestra espiritualidad o interioridad, está más allá -energéticamente hablando- de nuestras emociones; nuestra espiritualidad es superior a cualquier estado de emotividad. La clave está en aprender a ser concientes y desarrollar la energía espiritual de manera apropiada para trascender la emotividad.

Yo amo meditarA través de la práctica de la meditación podemos hacer circular la energía interior en forma continua y en consecuencia experimentar una gran serenidad en la mente y un profundo cambio en las emociones y reacciones que se producen ante la vida. Con una mente tranquila y clara, podemos comprobar que la mayoria de nuestros problemas emocionales aparecen sin una auténtica razón. Un problema emocional puede surgir de algo muy insignificante o anodino. Pero para justificar el transtorno emocional, quizas inconcientemente exageramos y drmatizamos el pequeño incidente transformándolo en un grave problema.

(continuará en el próximo post)

 

El Tao de los caballos

Cuentos de los sabios taoístas

Cuentos toaistas Yo amo meditarEl príncipe de Zhao tenía una pasión desmesurada por las carreras de carros. Durante años, había tomado lecciones con su cochero, que era un maestro auriga de fama. Pero cada vez que el príncipe competía contra él, llegaba  último, aún cuando hubiese elegido para su tiro a los mejores corceles de sus caballerizas. Un dá en el que perdió una vez más ante toda su corte reunida, el señor bajó furibundo de su carro y le dijo a su cochero:

– Te he ofrecido vestdios de brocado, piedras preciosas, jades de un valor incalclable a cambio de tus servivcios. ¡Pero tu, ingrato, todavía no me has enseñado todos tus secretos!

tao de los caballos Yo amo meditar– Magestad, no todo se puede comprar. No puedo vender el Tao de los caballos.

– ¿Qué quieres decir?

– Un buen cochero debe hacer el vacío en su mente para unirse con el soplo de sus corceles. Cuando vais en cabeza, temeís que os adelante. Cuando vais detrás de mi, no pensáis más que en adelantarme. Vuestra mente está siempre concentrada en mi. ¿Cómo queréis, entonces, haceros uno con vuestros caballos y estar en armonía con su Tao?

Orientación para alcanzar la bondad universal:

El Tao de la vida cotidiana

bondad Yo amo meditarSi la energía de una persona es armoniosa, de modo natural se manifestará como un sentimiento de bondad hacia toda la creación, y en respuesta, los otros seres y cosas a su vez la tratarán con bondad. Para ser bondadoso no hace falta crear ocasiones especiales. La energía sutil reacciona con mayor eficacia cuando nos manifestamos con espontaneidad en medio de la vida ordinaria. Ser bondadoso sólo con una persona en particular o motivados por nuestra preferencia no sirve de nada. Intentar apaciguar nuestra mala conciencia con acciones caritativas sólo crea una reacción negativa de la energía sutil. Según el infalible principio de la reacción de la energía sutil, ante la ley univarsal es imposible ser hipócrita.

kindness yo amo meditarLa bondad es discreta, natural y espontánea, y da pie a respuestas positivas y constructivas, cuando una persona vive y actúa con bondad, su vida es el reflejo de su armoniosa energía interior.
– Escoje la senda que conduce a la conducta virtuosa y evita el camino de la maldad.
– No tomes los atajos que te aseguran triunfar con rapidez.
– No hagas en la oscuridad lo que piensas que nadie sabe.
bondad es la inteligencia suprema– Practica autodisciplinas que te benficien a ti a los demás.
– Se compasivo con todos los seres vivios.
– Ayuda a tus padres y mayores cuando lo necesites.
– Se amistoso y compasivo con más jóvenes.
– Ten compasión por los necesidados.
– Compadécete de los problemas de las personas.
– Alégrate de los éxitos de los demás.

Los caballos del destino

Cuentos de los sabios taoístas

Cuentos taoistasUn humilde campesino vivía en el norte de China, en los confines de las estepas frecuentadas por las hordas nómadas. Un día regresó silvando de la feria con una magnífica potranca que había comprado a un precio razonable, gastando pese a ello lo que había ahorrado en cinco años de economías. Unos días más tarde, su único caballo, que constituía todo su capital, se escapó y desapareció hacia la frontera. El acontecimiento dio vuelta al pueblo y los vecinos acudieron uno tras otro para compadecer al granjero por su mala suerte. Éste se encogía de hombros y contestaba, imperturbable:

cuentos de los sabios taoístas. Yo amo meditar– Las nubes tapan el sol pero también traen la lluvia. Una desgracia trae a veces consigo un beneficio. Ya veremos.

Tres meses más tarde, la yegua reapareció con un magnífico semental salvaje caracolendo junto a ella. Estaba preñada. Los vecinos acudieron para felicitar al dichoso propietario:

-Tenias razón al ser optiista. ¡Pierdes un caballo y ganas tres!

– Las nubes traen la lluvia nutricia, y en ocaciones la tormenta devastadora. La desgracia se esconde en los pliegues de la felicidad. Esperemos.

Cuentos de los sabios taoístas Yo amo meditarEl hijo único del campesino domó al fogoso semental y se aficionó a montarlo. No tardó en caerse del caballo y poco le faltó para romperse el cuello. Salió del paso con una pierna rota.Cuentos taoístas

A los vecinos que venían de nuevo para cantar sus penas, el filósofo campesino les respondió:

– Calamidad o bendición, ¿quién puede saberlo? Los cambios no tienen fin en este mundo que no permanece.

Unos días más tarde, se decretó la movilización general en el distrito para rechazar una invasion mongola. Todos los jóvenes válidos partieron al combate y muy pocos regresaron a sus hogares. Pero el hijo único del campesino, gracias a sus muletas, se libró de la masacre.Cuentos toístas

“Cuando las cosas alcanzan su extreno, empiezan a declinar” Lao Tse.

Namasté.